BELO HORIZONTE, Brasil, 06 February 2017 /PRNewswire Policy/ — El telescopio ruso que está siendo montado en el Observatorio de Pico dos Dias, en la ciudad de Brazópolis (Minas Gerais), comenzará a operar a finales de este mes. De acuerdo con el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTI), el proceso de montaje, que arrancó en noviembre del año pasado, se encuentra en la recta final.

Su principal tarea es vigilar la basura espacial para diagnosticar posibles colisiones con la Tierra. Su instalación es el resultado de un acuerdo firmado en abril del año pasado con la Agencia Espacial Rusa, que se ha comprometido con una inversión prevista de unos US$ 3,2 millones. En contrapartida, a Brasil corresponde la estructura para operar el equipo y el pago de los costes de energía e Internet, entre otros.

La asociación es parte de la segunda etapa de una investigación desarrollada por Rusia, que ya tiene en su territorio un telescopio que monitorea la basura espacial. Los rusos buscaban un socio en el Hemisferio Sur y encontraron condiciones favorables en el Observatorio de Pico dos Dias, administrado por el Laboratorio Nacional de Astrofísica, vinculado al MCTI.

Posición geográfica

La posición geográfica fue uno de los factores que contribuyeron a la elección del local. Los telescopios en Brasil y Rusia estarán en una posición que permitirá la captura de imágenes complementares. Además, la región tiene un cielo que favorece la observación.

El Observatorio de Pico dos Dias está situado a unos 1800 metros sobre el nivel del mar y ya cuenta con cuatro telescopios. El equipo ruso será el más avanzado funcionando en Brasil. Con 75 cm de apertura, él tendrá un campo de visión más amplio y será capaz de mapear un área más grande que cualquier otro instalado en el país.

Beneficios

Uno de los beneficios de la asociación para Brasil es que el país podrá prepararse mejor para el lanzamiento de satélites, ya que tendrá datos más detallados de las rutas de desechos espaciales. Hay numerosas piezas de gran tamaño viajando en la órbita de la Tierra y sus trayectorias deben ser observadas para evitar un impacto que puede ser destructivo. En la actualidad, para poner en órbita un nuevo equipo, Brasil necesita seguir recomendaciones de la NASA, agencia espacial de Estados Unidos, la cual, sin embargo, no proporciona informaciones muy detalladas. Con el nuevo telescopio, habrá más elementos para elegir la mejor órbita.

Imágenes generadas por el equipo también contribuirán con investigaciones brasileñas, facilitando estudios sobre asteroides, cometas y estrellas. Todos los datos y fotos estarán disponibles para la comunidad científica, que solo tendrá que presentar una solicitud al Laboratorio Nacional de Astrofísica.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC